Los estados del yo y las tres funciones básicas





LOS ESTADOS DEL YO
Y LAS TRES FUNCIONES BÁSICAS


El texto que sigue es la reproducción del resumen y la introducción de mi artículo "Los estados del yo y las tres funciones básicas", publicado originalmente en inglés en el vol. 31, nº 3, de Julio de 2001, de la revista Transactional Analysis Journal - TAJ, editada por la International Transactional Analysis Association - ITAA. En dicho artículo consto como Jorge Oller-Vallejo. Después ha sido publicado en español en la revista Análisis Transaccional y Psicología Humanista, nº 47, de la Asociación Española de Análisis Transaccional - AESPAT.


RESUMEN

En este artículo, fundamentándose en los estudios sobre las necesidades de apego-separación-individuación, se describen las tres funciones básicas necesarias para poder vivir y desarrollarse el ser humano, o sea: recibir cuidados, dar cuidados e individuarse. Después, con un enfoque integrador, estas tres funciones se relacionan tanto con el modelo de los tres estados del yo, como con el del Adulto integrador, los dos modelos de estados del yo sobre los cuales hay actualmente una gran controversia.

INTRODUCCIÓN

De acuerdo con lo que desarrollé en mi artículo "Un análisis integrador de los modelos de los estados del yo" (Oller-Vallejo, 1997), el modelo que propongo aceptar como modelo primario de los estados del yo es, de hecho, el modelo funcional de primer orden. Este modelo primario últimamente ha sido denominado "modelo de los tres estados del yo" (Novey, Porter-Steele, Gobes, & Massey, 1993; Novey, 1994) para diferenciarlo del "modelo del Adulto integrador" (Trautmann & Erskine, 1999). Existe una considerable controversia entre los promotores de estos dos modelos, debido al desacuerdo sobre la función del estado del yo Adulto. Quienes proponen el modelo del Adulto integrador sostienen que el Adulto es el único estado del yo que está en contacto con la realidad actual, siendo por tanto el único que es apropiado para un funcionamiento saludable de la personalidad, mientras que el Padre y el Niño tienen su origen en el pasado y son siempre inapropiados. No obstante, la contribución de Berne a nuestra comprensión de la personalidad no sólo es importante por su enfoque histórico de los estados del yo, sino aún más porque inició el enfoque funcional de los mismos. Partiendo de un modelo particular tal como es el histórico, abrió el camino para un modelo más general de la personalidad: Padre, Adulto y Niño, según la utilidad funcional que cada uno de estos estado del yo tiene para el ser humano. Cualquiera de los modelos funcionales en uso deriva de este modelo primario, como, por ejemplo, el modelo clásico descrito por Dusay (1977), el cual es propiamente un modelo funcional de segundo orden (Woollams & Brown, 1978).

Sin embargo, un aspecto importante que permanece sin clarificar en el modelo funcional de primer orden (y, como consecuencia, en cualquier modelo funcional de segundo orden) es una descripción de cada estado del yo basada enun enfoque coherente sobre el desarrollo psicológico humano y sus necesidades individuales. Buscando tal clarificación, he encontrado útil tomar en cuenta los estudios sobre el apego-separación-individuación relacionándolos con el modelo funcional de primer orden, lo cual da más consistencia a dicho modelo. Como resultado, pienso que es apropiado (Oller-Vallejo, 2001b) describir los tres estados del yo primarios, desde el punto de vista funcional, como el Padre cuidador, el Adulto individuador y el Niño buscador y receptor de cuidados o simplemente Niño cuidado. Muchos de estos estudios proceden de la teoría del apego (Bowlby, 1969), de la teoría de la separación-individuación (Mahler, Pine, & Bergman, 1975) y de la psicología del desarrollo del yo (Stern, 1985). Estos enfoques, aunque no siempre coinciden, por lo general se complementan entre sí. Además, junto a los anteriores estudios, también considero algunas contribuciones recientes integradoras de estos enfoques (ver Guidano, 1991), las cuales están dentro de la perspectiva del constructivismo post-racionalista, argumentando que los mecanismos del apego son indispensables para la construcción del yo.


El artículo está subdividido en:

  • Resumen (que es el texto reproducido).
  • Introducción (que es también el texto reproducido).
  • Las necesidades de apego-individuación.
  • Las tres funciones básicas.
  • Los tres estados del yo funcionales básicos.
  • Concordancia con las definiciones usuales.
  • Las tres funciones básicas y el Adulto integrador.
  • Conclusión.
  • Referencias bibliográficas.